«

»

Abr
09

Energía para un proyecto de país

En 2003 Néstor Kirchner retomó como objetivo para el Gobierno Nacional, un proyecto de país productivo e inclusivo, jerarquizando el empleo y colocándolo en el centro de las políticas públicas. Para garantizar este proyecto, en 2004 Néstor Kirchner lanzó el Plan Energético Nacional que implicaba inversiones por un total de 11.150 millones de pesos para paliar la crisis energética. Hoy, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner continúa impulsando las políticas de crecimiento en la producción energética.

Fuente: Comisión Nacional de Energía Atómica y Entidad Binacional Yacyretá. Elaboración: Ciencia Con Cristina.

En el gráfico se puede observar la producción energética neta anual de la Argentina en la última década. Entre 2003 y 2010 la producción de energía en la Argentina se incrementó más del 47%.

Datos de 2010 no disponibles. El gráfico no contabiliza la energía que proporciona las obras terminadas de Yacyretá y la energía que brindará Atucha II.

El parque generador de energía eléctrica de nuestro país está compuesto por diferentes equipos, asociados a distintos recursos naturales y tecnologías. Los equipos de generación pertenecen a 8 regiones princípiales, estas son: Cuyo, Comahue, Noroeste, Centro, Buenos Aires/gran Buenos Aires, Litoral, Noreste y Patagonia. De esta manera se constituye el Sistema Argentino de Interconexión.

Los equipos instalados en la Argentina se pueden clasificar por tres tipos en función del recurso natural y la tecnología que utilizan: hidráulico, nuclear y térmico fósil.

La potencia bruta instalada al 30 de junio de 2010 es de 27.671 MegaWats (MW). La tabla expone la potencia instalada en MW a junio de 2010 clasificada de acuerdo a la región y al tipo de equipo.

En el gráfico muestra la cantidad de energía anual bruta producida desde 1975 a 2009. Entre 2002 y 2009 se incrementó un 94% la producción de energía térmica, 7,8% la producción de energía hidráulica y un 39.6% la producción de energía nuclear.

Yacyretá, energía para 5.6 millones de personas.

El 3 de diciembre de 1973 se firmó, entre la Argentina y Paraguay, el Tratado de Yacyretá con el objetivo del aprovechamiento hidroeléctrico del río Paraná. Desde la puesta en marcha de la primera turbina comercial en septiembre de 1994, Yacyretá permaneció con su embalse a cota de 76 metros sobre el nivel del mar, lo que sólo permitía utilizar la capacidad instalada de la Central en un 60%.

En 2003 la voluntad política de los dos Estados socios  y la intervención de los entonces presidentes de Argentina y Paraguay, Néstor Carlos Kirchner y Nicanor Duarte Frutos, para sacar a Yacyretá de su parálisis durante casi una década. Ambos Jefes de Estado acordaron terminar Yacyretá en condiciones de transparencia administrativa, de sustentabilidad ambiental y social, y de eficiencia en la producción de energía limpia. El encuentro de ambos presidentes el 17 de diciembre de 2003 generó una Declaración Conjunta en la que ratificaron el interés de sus gobiernos en concluir Yacyretá.

El 11 de mayo de 2004, el Estado argentino incorpora a Yacyretá al Plan Energético Nacional, lo que facilita acciones estratégicas para canalizar inversiones del Estado en el sector energético. El 27 de mayo de 2004, la Entidad Binacional Yacyretá aprobó el Plan de Terminación de Yacyretá que comienza a implementarse en septiembre de ese año.

El 25 de febrero de 2011 la Cristina Fernandez de Kirchner inauguró las obras y acciones que permitieron alcanzar la cota final de proyecto (83 metros sobre el nivel del mar- msnm). Esto permitirá que sus turbinas puedan operar con su máximo potencial y producir anualmente más de 19.000 Gwh de energía.

Palabras de la Presidenta el 25 de febrero de 2011:

Inaugurar Yacyretá en dos gobiernos democráticos, con crecimientos económicos inéditos, con inclusión social sin precedentes, es algo más que inaugurar una obra que estuvo 37 años para ser realizada y décadas paralizada. Es, en definitiva, inaugurar un nuevo período histórico diferente, superador de fracasos y frustraciones, porque Yacyretá también, además de la corrupción, fue el símbolo del fracaso y la frustración de los argentinos, de los paraguayos, de que no éramos capaces de terminar una obra de tamaña envergadura que hoy genera energía para 5.600.000 personas y tenemos que seguir generando para más.”

Yacyretá es una presa multipropósito emplazada en el río Paraná, cuyo caudal medio es de 12.000 m3/s. Se trata de una central de llanura equipada con 20 turbinas hidráulicas y una potencia instalada de 3200 Mw.

A través de cada turbina pueden pasar 2.630 millones de litros de agua por hora. Por las 20 turbinas de Yacyreta puede pasar por hora lo que en su momento equivalía al consumo de agua potable de 13 días de la ciudad de Asunción o de 2 días de la ciudad de Buenos Aires.

Posee dos vertederos a lámina guiada, equipados en sus crestas con compuertas radiales: el Brazo Principal y el del Brazo Añá Cuá que conjuntamente poseen una capacidad de vertido de 95.000 m3/s.

Atucha II

Las obras para construir la central nuclear Atucha II estaban paralizadas desde el año 1994. El 15 de agosto de 2007, con la presencia del entonces Presidente Néstor Kirchner y la Senadora Cristina Fernández, se comenzó en la Central Nuclear Atucha II la primera soldadura del Sistema Primario de Refrigeración Principal. Esto es el reflejo de una de las políticas activas impulsadas por el gobierno nacional para ampliar la capacidad de producir energía de la Argentina. El camino iniciando en 2003, basado entre otras cosas en la producción, el crecimiento económico y el empleo como una política de estado, es necesario disponer de más energía.

Atucha II es una central nucleoeléctrica de una potencia de 745 MWe que va a aportar 692 MW eléctricos netos al sistema interconectado nacional. Además es una central nuclear moderna, similar a las últimas centrales construidas en Alemania, así como a las de Trillo en España y Angra II en Brasil. Desde el punto de vista del diseño y construcción cuenta con sistemas de seguridad actualizados, que incluyen el concepto de defensa en profundidad con barreras sucesivas, esfera de contención, separación física entre sistemas de seguridad y programa de vigilancia en servicio, entre otros conceptos.

Energías renovables en la Argentina.

El 6 de diciembre de 2006 se sancionó la ley 26190 sobre REGIMEN DE FOMENTO NACIONAL PARA EL USO DE FUENTES RENOVABLES DE ENERGIA

DESTINADA A LA PRODUCCION DE ENERGIA ELECTRICA.

El objeto de dicha ley es declarar de interés nacional:

  1. la generación de energía eléctrica a partir del uso de fuentes de energía renovables con destino a la prestación de servicio público

  2. la investigación para el desarrollo tecnológico y fabricación de equipos con esa finalidad

La ley establece como objetivo lograr una contribución de las fuentes de energía renovables hasta alcanzar el 8% del consumo de energía eléctrica nacional, en el plazo de diez años. La ley promueve la realización de nuevas inversiones en emprendimientos de producción de energía eléctrica, a partir del uso de fuentes renovables de energía en todo el territorio nacional. La ley promueve la coordinación con las universidades e institutos de investigación el desarrollo de tecnologías aplicables al aprovechamiento de las fuentes de energía renovables. También plantea identificar y canalizar apoyos con destino a la investigación aplicada y a la fabricación nacional de equipos. Además, impulsa la celebración de acuerdos de cooperación internacional con organismos e institutos especializados en la investigación y desarrollo de tecnologías aplicadas al uso de las energías renovables.

Las fuentes de energía renovables no fósiles, básicamente las podemos dividir en:

Energía eólica: producción de electricidad a partir del viento. Argentina cuenta con numerosas áreas para instalar aerogenerados de 1 MW o menores. Algunas son la Patagonia, costa Pampeana, precordillera central y norte, entre otras.

Energía solar: A partir de esta energía se pueden obtener dos cosas calor y electricidad mediante la colección natural o la colección tecnológica (térmica y fotovoltaica)

Energía de las olas y mareomotriz: los 1000 km de costas de la Argentina son una gran fuente de este tipo de energías. Los diferentes sistemas de recolección de energía de este tipo que están desarollados en el mundo pueden dividirse en dos grandes categorías: sistemas pasivos(rectificador Rusell y Columna de Agua oscilante) y sistemas activos (“Patos”y “pontonos”).

Energía hidráulica de pequeña escala: Las microturbinas son un excelente método de producción de energía eléctrica. Su implementación implica desviar con tuberías un caudal de agua del cual se extrae su energía y luego se devuelve al río. Existen diferentes tipos de turbinas: las Pelton, las Francis, las Kaplan y las Michel Banki.

Energía de biomasa: en la Argentina tenemos las condiciones para el desarrollo de este tipo de energía debido a nuestro desarrollo agrícola-ganadero. Algunas fuentes de este tipo de energía son los gases de vertedero y gases de plantas de depuración y biogas. El biogas es el producto de la fermentación anaeróbica de residuos de origen orgánico, vegetal y animal (básicamente estiércol, paja y agua). El proceso de fermentación se puede realizar en digestores. Existen tres tipos de diseños de digestores, el chino, el hindú y el horizontal.