«

»

Jun
13

Ciencia y Tecnología Argentina en la Misión SAC-D/Aquarius

Por Ricardo De Dicco y Federico Bernal, Directores del Centro Latinoamericano de Investigaciones Científicas y Técnicas (CLICeT). http://www.cienciayenergia.com

Recordará el lector cuando en 1996 el ex presidente Carlos Menem anunció en la provincia de Salta: “Se va a licitar un sistema de vuelos espaciales mediante el cual, desde una plataforma que quizás se instale en la provincia de Córdoba. Esas naves espaciales va a salir de la atmósfera, se van a remontar a la estratósfera y desde ahí elegir el lugar donde quieran ir, de tal forma que en 1 hora y media podamos desde Argentina, estar en Japón, en Corea o en cualquier parte del mundo”. Sin antes aclarar que, empezando a contar desde la superficie terrestre la estratósfera es la segunda capa de las cinco que componen la atmósfera, el pasado viernes 10 de junio la República Argentina coronó una iniciativa técnica y científica en materia aeroespacial infinitamente más trascendental –por no decir verídica– que la de llegar a cualquier parte del mundo en 1 hora y treinta minutos. ¿Por dónde comenzar a relatar el gran y nuevo hito técnico y científico nacional?

Hace aproximadamente una década, la Agencia Espacial de EE.UU. (NASA) seleccionó a la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE) como proveedor de la plataforma satelital que habría de albergar al instrumento “Aquarius”, desarrollado por el Jet Propulsion Laboratory (JPL) el Goddard Space Flight Center (GSFC) de la NASA con una inversión cercana a los 287 millones de dólares (incluye diseño, desarrollo, logística y servicios de lanzamiento). Una vez seleccionada, la CONAE eligió como contratista principal para el diseño y construcción de la plataforma satelital SAC-D a la prestigiosa empresa de alta tecnología radicada en Bariloche, INVAP. Pero Argentina fue mucho más allá de la construcción del satélite. En efecto, la CONAE abrió el juego al Sistema Nacional de Ciencia y Tecnología (ver Tabla 1), asignándole la fabricación de 5 de los 8 instrumentos científicos que van abordo del satélite. El resultado: además del instrumento Aquarius y cuya finalidad radica en la determinación de la salinidad marina global a los efectos de elaborar modelos climáticos a largo plazo, los instrumentos argentinos obtendrán mediciones de la humedad del suelo en grandes extensiones, suministrarán datos sobre la biomasa marina (de gran utilidad para las actividades económicas como por ejemplo la pesca), y proveerán información para la efectiva alerta temprana en caso de inundaciones, incendios y erupciones volcánicas (prestaciones de suma importancia para el Sistema Federal de Emergencias). Los cinco instrumentos provistos por la CONAE conforman el denominado Observatorio Argentino (OA), parte integral de la colaboración internacional de la Misión SAC-D/Aquarius (ver Tabla 2).

Gracias a esta iniciativa, el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva destinará una inversión de 1.300.000 dólares para financiar 15 proyectos de investigación que serán realizados en la Argentina con los datos provistos por el OA. Finalmente, cabe mencionar que el SAC-D es el cuarto satélite construido por INVAP para la CONAE, satélite que permite no sólo dar continuidad sino también propulsar el Plan Espacial Nacional 2004-2015, esto es, puro desarrollo espacial argentino. El círculo virtuoso entre educación, ciencia, tecnología, modernización económica, empleo e industrialización, se cierra con la antedicha inversión ministerial. Con ella habrán de beneficiarse los siguientes grupos de científicos argentinos: Miguel Bertolami de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco (UNPSJB); Marcelo Cassini, Mirta Raed y Cristina Serafini de la Universidad Nacional de Luján (UNLU); Haydee Karszenbaum y Paola Salio de la Universidad Nacional de Buenos Aires (UBA); Raúl Rivas de la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires; Carlos Cotlier de la Universidad Nacional de Rosario (UNR); Dora Goniadzki del Instituto Nacional del Agua (INA); Raúl Guerrero del Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero (INIDEP); Maite Narvarte del Instituto de Biología Marina y Pesquera Almirante Storni (IBMPAS); Alberto Piola y Héctor Salgado del Servicio de Hidrografía Naval (SHN); Gloria Pujol del Servicio Meteorológico Nacional (SMN); y Cristina Rodríguez de Mariscope, Departamento de Oceanografía, Chile.

“Hace diez años lanzábamos piedras y hoy lanzamos satélites”. Fueron las palabras la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner, en su discurso con motivo del lanzamiento del satélite argentino SAC-D/Aquarius; y destacando el rol fundamental de organismos del Sistema Nacional de Ciencia y Tecnología en el desarrollo de instrumentos científicos, componentes electrónicos, sensores y dispositivos fotovoltaicos.

Participación del Sistema Nacional de Ciencia y Tecnología en la Misión SAC-D/Aquarius:

  • La CONAE diseña los requerimientos del sistema satelital SAC-D.
  • INVAP diseñó y construyó la plataforma satelital SAC-D; realiza además la integración (de los 8 instrumentos y de los paneles solares) y los ensayos finales.
  • La Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) aporta los paneles y celdas solares que proveerán de energía a todos los instrumentos que integran el Observatorio, diseñados, fabricados y ensayados por el Centro Atómico Constituyentes (CAC) de la CNEA, los cuales incluyen sensores solares gruesos de silicio. Las irradiaciones fueron realizadas con el acelerador de partículas lineal TANDAR del CAC-CNEA. Cabe destacar que en el diseño, integración y ensayos de los paneles solares se emplearon procedimientos y herramientas desarrolladas en la CNEA, y que las técnicas de integración fueron previamente calificadas mediante la realización de ensayos mecánicos y de termovacío sobre modelos de ingeniería y calificación también diseñados e integrados por la CNEA.
  • La CONAE aporta una cámara de alta sensibilidad (HSC) para observación nocturna y aplicaciones al estudio de auroras, intensidad de luces urbanas, tormentas eléctricas, vigilancia, detección de incendios y cobertura de nieve, entre otras importantes aplicaciones.
  • El Instituto Argentino de Radioastronomía (IAR) y la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de La Plata (FI-UNLP) aportan un radiómetro de microondas (MWR), para medir la velocidad superficial del viento, vapor de agua y contenido de agua en las nubes sobre los océanos, concentración de hielo marino con el fin de proveer parámetros geofísicos relevantes aplicados a pronósticos climáticos e hidrológicos orientados a estudios regionales, así como también contribuir a la determinación de la Salinidad Superficial de los Mares (SSM) obtenida por el instrumento Aquarius de la NASA.
  • El Centro de Investigaciones Ópticas (CIOp) del CONICET, el IAR y la FI-UNLP (con la colaboración de la Canadian Space Agency –CSA–) aportan una cámara de nueva tecnología de barrido en el infrarrojo (NIRST), para determinar eventos de alta temperatura sobre el suelo (incendios y erupciones volcánicas), medir sus parámetros físicos (energía liberada, temperatura, ubicación de focos de calor, etc.) y medir la Temperatura Superficial del Mar (TSM) sobre la costa oriental de Sudamérica y otras áreas seleccionadas. También la TSM podrá emplearse para un ajuste más fino de la determinación de la SSM obtenida por el instrumento Aquarius.
  • La FI-UNLP aporta un sistema de recolección de datos (DCS) meteorológicos y ambientales, un instrumento de demostración tecnológica (TDP) para determinación de órbita, posición y velocidades angulares del satélite (que será utilizado en futuras misiones de la CONAE), compuesto por un receptor GPS. Cabe señalar que participa en el diseño del TDP el Instituto Universitario Aeronáutico de la Fuerza Aérea Argentina. El CIOp aporta cuatro giróscopos del tipo IFOG para el TDP.
  • Además de los organismos científicos mencionados, participaron la Universidad Tecnológica Nacional y empresas de base tecnológica como DTA, Consulfem y STI.

Organismos espaciales asociados a la Misión SAC-D/Aquarius:

  • La CONAE provee la plataforma satelital SAC-D, los cinco instrumentos científicos que conforman el Observatorio Argentino, los dispositivos fotovoltáicos que proveerán la energía, las facilidades del Centro Espacial Teófilo Tabanera para la operación, control y recolección de datos científicos y telemetría de la Misión, así como también la generación de información espacial.
  • La NASA provee el instrumento Aquarius, compuesto por un radiómetro (provisto por el Goddard Space Flight Center –GSFC–) y un scaterómetro en banda L (provisto por el Jet Propulsion Laboratory –JPL–), el vehículo lanzador Boeing Delta II, las facilidades y servicios de lanzamiento del satélite (a cargo de la empresa ULA) en la base Vandenberg de la USAF en California, y además aporta sólo para la fase inicial de la Misión el monitoreo del satélite en órbita, y en casos de emergencias el apoyo técnico-programático y la disponibilidad de la Red de Estaciones Terrenas.
  • La ASI (Agenzia Spaziale Italiana) provee el instrumento Radio Occultation Sounder for Atmosphere (ROSA), destinado a observaciones de ocultaciones de los satélites del NAVigation System and Ranging – Global Position System (NAVSTAR-GPS). Además, la ASI aporta dos receptores GPS para la plataforma de servicios del satélite, así como también la disponibilidad de las estaciones terrenas de Malindi (en Kenia) para la fase inicial de la Misión y en casos de emergencias, y también la de Matera (en Italia) para complementar los servicios de la Estación Terrena Córdoba de la CONAE. Con el instrumento ROSA la ASI pretende medir perfiles atmosféricos (tropósfera y estratósfera) de temperatura, humedad y presión, así como también perfiles ionosféricos a la altitud del SAC-D empleando la técnica de medición de radio-ocultación de GPS.
  • El CNES (Centre National dÉtudes Spatiales de Francia) aporta el instrumento denominado CARMEN-1, destinado a medir las propiedades y distribución de micrometeroritos y desechos espaciales, así como también servirá para la medición de los efectos de la radiación cósmica sobre componentes electrónicos de nueva generación.
  • El INPE (Instituto Nacional de Pesquisas Espaciais de Brasil) sometió al SAC-D con todos sus instrumentos y paneles solares en su Laboratório de Integração e Testes (LIT) a ensayos ambientales, en donde se testearon la resistencia del satélite ante las exigencias termomecánicas que se experimentan durante el lanzamiento y luego mientras desempeñe su misión en el espacio.

Despegue del vehículo de lanzamiento Boeing Delta II llevando abordo al sistema satelital SAC-D/Aquarius. Foto: NASA, 10/06/2011.

Un comentario

Sin pings

  1. Norberto pio Ugolini escribió:

    Lei un comentario de Paenza en pag12 de ayer, y ahi esta todo …puedo resumir, que la argentina que alguna vez estuvo radicada aqui, en la argentina, y que peleaba la punta (cuando tendria 4 o 5 años, dormia con un Pulqui II a escala en la mesita de luz), a vindicado su lugar, y las coordenadas se han unido en el sur sur del continente. Viva Nestor, viva CFK,

Los comentarios han sido desactivados.