«

»

Mar
27

De las dictaduras, la expulsión de científicos, el terror y el vaciamiento del estado, a la reconstrucción del sistema científico (1966-2012)

Néstor Kirchner y la construcción de un puente histórico para recuperar a los trabajadores de CyT.

Un nuevo 24 de marzo nos motiva a la reflexión de la historia más reciente, de los procesos políticos que vivió nuestro país y su impacto en la sociedad en su conjunto y en el área de la educación y de la ciencia y la tecnología.

Los periodos de interrupciones democráticas del gobierno de Onganía (1966-1973) y el la dictadura (1976-1983) representaron períodos dramáticos para la sociedad en su conjunto y para el sistema científico. En el año 1966, a partir de la “Noche de los bastones largos”, 1300 trabajadores de CyT se fueron del país y más de 6000 dejaron sus cargos en la universidad. Las dictaduras militares que golpearon a nuestro país persiguieron y censuraron muchas de las iniciativas de la comunidad científica y académica. Significaron no solo la más absoluta falta de planificación y políticas de estado en materia científica y desarrollo, sino también representaron la “Noche de los bastones largos”, la persecución a científicos y académicos, el exilio, los asesinatos y la desaparición, en el marco de la represión generalizada, y los crímenes de lesa humanidad. Esto contribuyó a desarmar un modelo de país con desarrollo nacional y propicio un modelo dependiente y sin capacidad de reacción ante sus diversas problemáticas.

Desde 1983 hasta el 2002, los gobiernos democráticos no lograron revertir esta tendencia en CyT, con el vaciamiento del Estado y la desfinanciación del sistema de CyT, la Argentina sufrió la “fuga de cerebros”, nuevas migraciones de trabajadores de CyT motivados por las fuertes crisis económicas y el bajo reconocimiento a su labor a nivel nacional. Solo basta mencionar la tristemente célebre frase de Domingo Cavallo mandando a los científicos a lavar los platos, o el recorte de salarios a lo ya magros que eran por Ricardo López Murphy en el gobierno de la ALIANZA. A pesar de vivir en democracia, entre 1983 y 2002 las políticas de CyT continuaron ocupado un lugar periférico en el conjunto de las políticas estatales y se genero un proceso de destrucción sistemática de las capacidades y los recursos en CyT.

Desde el año 2003 el Estado Nacional comenzó a recuperar su rol en la Argentina, incorporando al sistema de CyT como política de estado, creando el MINCyT en 2007, incrementando la inversión, apoyando y planificando del sistema científico nacional. Hoy existe en la Argentina un sistema de CyT en marcha, con un aumento histórico en el presupuesto, infraestructura, incorporación de recursos humanos y también la repatriación de científicos argentinos en el exterior; un sistema de CyT que es necesario profundizar y consolidar.