«

»

Abr
17

Cristina, Enrique Hermitte y el Ayacucho energético

Se ha dicho: ‘El Estado es incapaz de administrar’, olvidando que el Estado, como ente abstracto, no explota. Para ejercer esta función, tiene que exteriorizarse y crear el organismo del caso, delegando facultades en una comisión o en un directorio al que fija líneas de conducta, revistiéndolo de la autonomía necesaria para su gestión y dándole atribuciones y medios para producir, transportar, vender y disponer del producido de la explotación.

Por Federico Bernal

Si para la composición de esos directorios se han de designar personas conscientes y capaces, ¿qué razones pueden invocarse para dudar del buen éxito de sus gestiones administrativas? Para justificar la desconfianza sería necesario creer que un directorio de esa naturaleza debe forzosamente fracasar por el hecho de estar compuesto de argentinos.”
La frase, escrita en 1916, es autoría de Enrique M. Hermitte, descubridor del petróleo en la Argentina, el 13 de diciembre de 1907. En un discurso histórico, política e ideológicamente brillante; en un discurso que quedará grabado en la retina y la memoria del pueblo todo, la presidenta Cristina Fernández, reconociendo la labor de Hermitte, decidió renacionalizar YPF SA para los 40 millones.

LA PROBETA, DE RELIQUIA FAMILIAR A RELIQUIA NACIONAL. En su alocución, la presidenta habló del descubrimiento de petróleo por parte del Estado nacional, el 13 de diciembre de 1907. Acompañó sus palabras con una probeta con crudo cristalizado. Se trata, como bien señaló, de una muestra de petróleo del pozo descubridor Nº2, de Comodoro Rivadavia, tomada el 13 de diciembre de 1907. La reliquia familiar, obsequio de la Dirección General de Minas, Geología e Hidrología a su director, el ingeniero Enrique Martín Hermitte, fue mantenida desde entonces por mi familia hasta finales del año pasado. Y así fue hasta el fallecimiento del ex presidente Néstor Kirchner. A continuación, parte del fragmento de la carta que le fuera entregada a la presidenta, por mí y mi familia Bernal-Hermitte, a finales del año pasado, carta explicativa de la historia de la probeta y del por qué de su entrega: “Como su compañero del alma, Ud. tiene esa única y notable virtud de revolucionar no sólo al país sino las entrañas mismas del ser humano. Ustedes nos han revolucionado, como a millones. Reciba pues mi presidenta, esta reliquia nacional, cuando estamos a poco de cumplir el año de desaparición física del genial estadista, del primer presidente de la Unasur libre y unida, del primer presidente y actor intelectual y fundamental de la refundación nacional y popular en el siglo XXI. Nosotros sabemos, que al recoger estos mililitros de crudo, mi bisabuelo no se proponía con ellos dejarlo como trofeo familiar. Mucho menos como su laurel personal. Su omisión de la historia petrolera argentina, y que yo particularmente intento rebatir en mi primer libro, es una consecuencia más de la superestructura cultural escrita por los vencedores de Pavón. El descubrimiento de 1907 fue el corolario de toda una generación de argentinas y argentinos que conscientemente y gracias al accionar estatal, se volcaron por hacer realidad una Argentina energéticamente soberana. De la misma manera viene sucediendo de 2003 a esta parte. Y como estoy convencido que la profundización de nuestra hermosa revolución habrá de contar pronto con la recuperación de YPF, nada mejor que al momento de hacerlo Ud. se sienta y vaya acompañada por este pedacito de petróleo, bien nacional y popular, síntesis de la maravillosa capacidad, ingenio y coraje argentinos”.

BREVE CRONOLOGÍA DEL ESTADO PETROLERO (1902-1922). En 1902, el gobierno de Julio A. Roca creó la Comisión de Estudios de Napas de Agua, Yacimientos Carboníferos e Investigaciones Geológicas. El ingeniero Enrique M. Hermitte fue su inspirador. Esa comisión dio impulso a la investigación del subsuelo argentino. El informe de Minas, Geología e Hidrología correspondiente a 1903-1904 anunciaba los trabajos en el distrito de Chos Malal, Neuquén que luego habrían de desembocar, en 1918, en el descubrimiento del yacimiento de Plaza Huincul.
En septiembre de 1904 se designaba a Hermitte jefe de Minas. Así nació la División de Minas, Geología e Hidrología, y luego la Dirección General, a cuyo frente Hermitte estuvo hasta 1922. Ese mismo año arrancaba el estudio del subsuelo de la República “y no sólo para investigar la existencia del carbón sino la de los combustibles minerales en general (hulla y petróleo)”.
Terminaba 1907, pero antes llegaría el gran hito: en uno de los pozos de exploración de Comodoro Rivadavia, al pasar los 535 metros de profundidad aparecieron burbujas de gas y se sintió olor a petróleo. Hermitte explicaba el descubrimiento de Comodoro Rivadavia como “una consecuencia, si no directa, por lo menos mediata, del decreto de octubre 25 de 1904, disponiendo la confección de un mapa geológico de la República”.
Finalmente, la intervención del Estado en materia de hidrocarburos se materializó en 1910 con la creación de la Dirección de Explotación de Petróleo de Comodoro Rivadavia, organismo remplazado por YPF en 1922. En cuanto al rol del Estado, Hermitte sostenía que “el problema del combustible se vinculaba a cuestiones no sólo de orden económico, sino de política social y seguridad nacional, donde el Estado (además de regular la explotación de los yacimientos) también debía apuntar al control del transporte y la comercialización, a los efectos de regular los precios en el mercado de combustibles del país”.
En este sentido, en un memorándum presentado a la Primera Conferencia Financiera de Washington (1915), Hermitte sostuvo que la formación de la marina mercante nacional iba a ser fundamental para la regulación de los fletes en materia de salida de las producciones del país.

AYACUCHO ECONÓMICO. A lo largo de toda la semana, el cielo de la patria se teñirá de rojo… porque millones de asados habrán de celebrar la histórica gesta renacionalizadora. El pueblo argentino, de la mano de su presidenta, ha dado un estratégico paso hacia su definitiva emancipación. Si el 1 de agosto de 1929 (al quebrar YPF las imposiciones de los trusts extranjeros) fue bautizado por Enrique Mosconi como el “Ayacucho Económico”, este 16 de abril será recordado por los 40 millones y sus generaciones venideras como el “Ayacucho Energético”, nacional, popular, argentino y sudamericano.

Nota tomada de Tiempo Argentino